miércoles, 16 de marzo de 2016

"AS MARGENS DO TEMPO" de Antom Laia

Amigos lectores:

Hoy a llegado el día de hablar de poesía. Creo no lo había hecho todavía. Lo hago primero después de escuchar al propio autor hablar de la obra en la presentación, una presentación donde entre sus explicaciones y palabras varias iba intercalando poemas.

Escucharlo me hizo recordar los siguientes versos:

"¿Quen non garda a memoria, triste ou leda
dun algo que xa foi?"

Algunos me preguntaran sobre la razón. Sencillamente que la obra transmite nostalgia. Una nostalgia que nos traslada por medio de versos del presente y del pasado, pero sobre todo dedicados a momentos. Momentos de una vida, recuerdos y personas… Pero también en los que se detecta un profundo amor.  Se podría decir que bien habría podido comenzar el autor diciendo como el reí don Dinís:

"Quer'eu en maneira de proençal
fazer agora hun cantar d'amor…"

Con todo prefiere iniciar el poemario con el poema AROS que transmite un recuerdo de la infancia. A lo largo de la recopilación de estos poemas, poemas sencillos, los lectores van pasando dentro de una forma de lenguaje poético los que hemos leído poesía variada podemos ver incluso cierto recuerdo a Francisco Añón (más en sentimiento que en forma) y esos versos suyos que decían:

"Mirachesme, mireite, nos miramos;
sorrichesme, sorrínte, os dous sorrimos
nos nosos ollos nosa imaxe vimos:
ti nos meus, eu nos teus nos retratamos."

En gran medida al leer los poemas de Antom Laia en este hermoso poemario he sentido un poco esas palabras a Añón. Lo hace citando imágenes de recuerdos, alusiones a personas del pasado y del presente, guiños a la poesía de otros autores e incluso guiños al amor. Nos los presenta a nuestros ojos para que los evaluemos desde el corazón más que desde la razón, pero manteniendo la mente lucida para no dejarse llevar por una errónea pasión. Expresa en sus palabras la vida de una época para que no sea olvidada, los sentimientos y los anhelos, para aprender y recordar, sobre todo, para no volver a tropezar o para que como niños jugando con el aro que es nuestra vida no dejemos que este aro caiga abatido por la parca o el destino mundanos y de nuestra propia torpeza. Nos invita a mantener vivo el niño que todos llevamos dentro.

Dicen que la poesía es un arte débil incluso cuando es combativa. Pero hace tiempo leí en un libro:

"Lo más débil del mundo,
cabalga sobre lo más fuerte que en el mundo hay."

Creo que esas palabras eran de Lao Zi y que creo que son totalmente coherentes para una obra poética  que el propio autor durante la presentación decía que "necesitaba de dar a conocer".

Os invito a leer esta obra que a mi después de que me la hayan dejado para leer puedo certificar que me ha gustado y que la recomiendo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes dejar lo que te parece cada uno de los comentarios.