lunes, 26 de septiembre de 2011

"El Ángel de la Destrucción" de Mercedes Perles Ortola


Amigos Lectores:

Cuando comencé la lectura de esta novela el espíritu del inicio de la saga de Stephanie Meyer volvió a mi, porque esta obra me ha parecido verdaderamente heredera de las suyas.

Me enfrasqué en la lectura para ver otros detalles que me llamasen la atención, y, entonces, la narración con un pequeño giro me recordó la serie "Buffy, cazavampiros" e incluso "True Blood". La autora nos presenta unos personajes que sufren, atormentados, con los corazones desgarrados por el amor y su naturaleza. Son personajes cautivos, prisioneros en su aparente libertad.

Por otro lado, la autora nos presenta personajes consoladores, personajes que apoyan a alguno de los protagonistas en su aflicción.

En unos instantes el alma enlutada de la protagonista se ilumina y difumina como un perfume al ver a su amado, su estado recuerda al de los poetas románticos para luego insertar tensión y temor.

Es una novela que me h gustado. Tiene un aire extraño pero a la vez atractivo. Le doy una buena valoración aunque posiblemente termine siendo una obra efímera salvo para los que la hemos leído y para muchos amantes del género vampírico que seremos quienes deberemos hacer que sea recordada y leída por otros, seremos quienes deberemos hacerla existir en nuestras bibliotecas y en las bibliotecas de nuestros pueblos.

sé que la obra será celebre entre los lectores, como los vástagos que surgen a partir de obras de otros autores. Los que la lean reconocerán que la obra pertenece a la misma estirpe que las de Stephenie Meyer y otras novelas hermanadas a las de ésta.

Mirad, de esta novela florecerá una saga que fortalecerá los corazones vacilantes, que incitará a no temer.

Además, tiene la capacidad de abrir nuestros ojos y oídos a los que sucede a nuestro alrededor. Usa como ejemplo claro a la protagonista, esta con la pena y la aflicción se aleja mentalmente del mundo, lo hace de tal forma que en cierto momento permanece como muerta. Cuando su amado reaparece, el gozo y la alegría la despiertan; y, su amado le hace ver cuanto se ha alejado del mundo real que la rodea.

Me ha gusta, repito, la novela pues es como la flor del narciso flotando sobre las aguas; y, nos muestra hasta donde puede llegar el amor y la fidelidad.

2 comentarios:

  1. ¡Dios mío! Me has dejado sin palabras!!!!!!! No sé cómo agradecerte esas emotivas palabras que me has dejado. sólo se me ocurre arrodillarme y decirte, desde lo más profundo de mi corazón: ¡GRACIAS!

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo a los lectores que todavía queda algún ejemplar en la librería "Os Picariños" de Arzúa.

    ResponderEliminar

Aquí puedes dejar lo que te parece cada uno de los comentarios.