sábado, 9 de octubre de 2010

"El Guardían de los Secretos" de Carolina Iñesta Quesada



Lectores:

Esta obra es la mejor obra de este estilo que nunca he leído. La Razón es que ha logrado que me pudiese identificar con alguno de los personajes pero también con la hisotria. Al leerala sentí un "deja vú" como si hubiese vivido en algún momento de mi vida parte de esa historia. Quizá fue porque he estado en algunos de esos sitios coo en el caso de "El Escorial".

A lo largo de su lectura he tenido ocasión de vivir, con una considerable verosimilitud y realismo, la historia. Una historia capaz de atraer a cualquier lector, y que sirve de mágico intermediario entre la realidad y la ficción.

Por otro lado, nos deja un raro recuerdo de sucesos, de lugares, de identidades que nos permite ser parte de la respetada y secreta clave de la historia que la autora nos cuenta de una forma tal que parece estar frente a cada lector.

Nos remite a las ordenes religiosas y de caballería más cerradas, pero también a la historia de la familia de "Dracula", en concreto de la familia Báthory. La presentación que hace histórica y no fantçastica de hechos y personajes separa esta obra de las fantásticas o de fantasia y aproximándola más a las leyendas de hechos reales que son reflejo de una historia verdadera que alguien ha vivido.

Ahora bien, al hacernos vivir a nosotros también la hisotria, lo que nos inspiran los vestigios del pasado de esa narración, es lograr convertirnos en nuevos narradores que consigan hacer que sea imposible delimitar el hilo de la realidad y el de la imaginación, pero no confundiéndolos.

La autora que cuenta la historia sabe que el lector del presente, investigará lugares, datos, personajes para forjarse perfiles personales de los personajes viajando desde su pasado a su presente. Y es esta interpretación o reconstrución de una historia, efectuada desde el presente, usando la imaginación de forma legendaria y simbólica, hechos ficticios y persoanjes casi reales en algunos casos lo que nos hace profundizar en ella, sentirnos parte de ella y embriagarnos de lo que nos cuenta.

En suma, la obra interpreta el pasado y el presente decorando la historia, su contenido real y ficticio, haciéndola compacta, cambiante como la vida misma; y, finalmente haciendo que sin desearlo el lector de crédito total a este relato gracias a los indicios y datos verídicos que se mexclan con los datos ficticios creados por la autora.

Si deseáis podéis escuchar el podcast: http://www.ivoox.com/podcast-annavalaina-guardian-secretos-audios-mp3_rf_3405111_1.html.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes dejar lo que te parece cada uno de los comentarios.