sábado, 1 de octubre de 2011

"El círculo perfecto. El Reino del Águila" de Moruena Estringana


Lectores:

Algunas veces la fantasía puede servir de expresión de una realidad. En esta novela nos encontramos con una sociedad que lucha por erradicar la magia. Algo así como parece pasar hoy con la religión o los mitos en algunos lugares del mundo. Los protagonistas, su lucha, externa e interna son un ejemplo de ello. Lo más impactante de todo es que la autora nos presenta la obra en primera persona como si ella misma fuese el personaje en cuestión, eso es más propio de las obra teatrales que de las novelas, pero el efecto suele impresionar pues parece una ventana abierta al alma del autor, o, al menos, al espíritu de la novela que nos presenta.

La ambientación, a caballo entre nuestro mundo real y el mundo mágico de los sueños, es un recuerdo de algo que se ha olvidado en nuestros días. Eso me gustó. La localización en un lugar céltico, en la actualidad, me ha hecho pensar en lo que sentirían los habitantes de Avalón si tubiesen que compartir su mundo mágico con nuestro mundo actual puramente científico y que ha olvidado el verdadero espíritu de la magia.

La autora es una desconocida de la literatura actual, una joven, y por eso le es fácil entrar en la mente de la protagonista, otra joven. Y, habla en algunos momentos de algo muy real, el deseo de encontrar el "alma gemela" que en un principio toda persona tiene en este mundo. En este caso, os recomiendo leer la novela para saber dónde la encuentra la protagonista.

Al ir leyendo la obra me encontré comparándola con obras de otros escritores y escritoras, unos españoles otros extranjeros. Me recordó "Taibhse" de Carolina Lozano en tres o cuatro momentos, pero de esa autora me recordó también "La Cazadora de Profecías". Luego, al seguir leyendo me embargo ese regusto que dejan las grandes sagas como la de los Nibelungos, incluso me recordó algunas historias de piratas largamente olvidadas en un cajón profundo de mi memoria que leí o me contaron en el pasado.

La verdad, me embriagó de una melancolía muy apropiada de los escritores románticos. Me fijé en ese momento en su aura romántica. Esta me recordó en algunos instantes a las obras de Lucía Glez. Lavado, Laura Gallego, y, sobre todo, Brenda Joyce. Mezcla ese toque romántico con un poco de picante parodia que me recordó a las películas de los hermanos Marx o incluso algunas películas de Woody Allen.

Con ese final abierto me ha recordado los clásicos; y, a la vez el nuevo estilo de las sagas en la actualidad. Lo interesante de ella es que nos mete de forma literal en la mente de los personajes, nos hace ser ellos al conocer que piensan. Es literalmente una obra con un autor que lo sabe todo de los personajes porque está en todos los personajes, especialmente en los protagonistas, y es más nos hace estar a nosotros, los lectores, también en su interior.

En definitiva, esta obra vale su peso en oro. Me ha encantado, de forma particular, con su magia y su estilo.

2 comentarios:

  1. Hola!! acabo de descubrir el blog mediante el blog de Mourena :)
    El círculo perfecto es una de mis siguientes lecturas.
    También quería invitarte a que te pasaras por http://el-mundo-paralelo.blogspot.com/
    Que mañana cumpliremos una semanita en la red :)

    Un saludito

    LauNeluc

    ResponderEliminar
  2. Claro que me pasaré por la dirección que me pones. Espeor que leáis los otros comentarios y me pongáis que os parecen.

    ResponderEliminar

Aquí puedes dejar lo que te parece cada uno de los comentarios.