lunes, 11 de julio de 2016

"MATEO, EL MAESTRO DE COMPOSTELA" de Antonio Costa

Lectores:

Algunas veces , como todos sabréis ya sea unos como estudiantes u otros como profesores, los estudiantes emiten (o hemos emitido en algún momento) sonidos y realizado acciones que parecen los desesperados maullidos de los gatos que pueden escucharse desde lejos. Algunos profesores consiguen, a pesar de ello, de alguna forma que algunos de sus alumnos los recuerden con mayor o menor aprecio. Dos de esos profesores que yo he tenido tengo constancia de que son escritores, uno el autor de este libro, Antonio Costa, y otro de un libro que espero pronto comentar.

Es por eso que hacer este comentario se me hace difícil. Pues su autor fue profesor mío en el Bachillerato y en COU en Arzúa hace ya largos años. Fue de los primeros en criticar mis textos, en concreto los poéticos y también el primero en decirme que había copiado en algunos de mis poemas a algunos poetas del Siglo de Oro. El mismo terminó descubriendo que no era así y lo reconoció.

El tiempo ha pasado desde entonces. Algunos ya sabíamos que él era escritor y conocimos de título de alguno de sus escritos publicados, más no nos fue otorgada entonces la capacidad de llegar a la lectura alguna de sus obras. Eso llevo a que tuviese yo especialmente ganas de leer este libro, "Mateo, el Maestro de Compostela".

El libro me fue señalado por amigos del Club de Lectura y algún librero de Santiago de Compostela. Cuando yo miré el libro entonces sentí la impotencia de no poder comprarlo y leerlo. Más la compasión ha querido que el libro llegase a la biblioteca pública de donde vivo, un lugar donde hubiese estado bien organizar un evento con este autor. Espero que en un futuro pueda hacerse.

Al iniciar la lectura de este libro crucé una mirada aliviada de comprensión hacía un par de textos biográficos que tenía cerca sobre el Maestro Mateo, autor de Pórtico de la Gloria. Después de unos instantes de espera inicié una lectura adelantada que me sirvió para comprobar si el libro me haría sufrir o si por el contrario me encontraría algo distinto. Tras pasar el primer capítulo descubrí que al leer el texto sentía un estremecedor escalofrío que casi me hizo detenerme en su lectura. De golpe, me encontré como si estuviese buceando en la vuelta del pantalón y encontrase allí cosas que desconocía o que aun conociéndolas no las había visto desde la perspectiva que el autor presenta. Me pareció una lectura interesante. Una lectura que he llegado a apreciar. 

Con todo al leerla no he sentido como con otros obras históricas. No he sentido ese viaje mental a la época donde tiene lugar la narración y discurren las acciones de los personajes. No, no ha sido así. En este caso sentí más la sensación de viaje de iniciación, de aprendizaje. Otros autores han hablado de Compostela en diversos tiempos y épocas, más en unos casos se albergaba el misterio y en otros la aventura. En la obra de Antonio Costa lo que se traslada al leer es el espíritu de un artista en una ciudad cuyo reto es acercar al hombre a la divinidad de Dios por medio del significado de esta como final del Camino de Santiago. Lo hace por medio del artífice del Pórtico de la Gloria, o del Coro de Piedra de la Catedral, pero también lo hace de forma casi coral con los otros personajes que aparecen en algunos casos como si fuesen un eco del propio Maestro compostelano.

Como he dicho el libro me ha gustado pero no me ha producido una gran sorpresa, con todo es un libro que yo recomendaría como lectura complementaria en los centros de enseñanza junto a "Los Pilares de la Tierra" de Follett. Sencillamente la razón es por que aun siendo historias distintas existen en ellas puntos comunes sobre ciertos temas de la época referentes a la construcción de grandes obras de cantería. Eso es algo que a os lectores, a cada uno de nosotros, sirve muchas veces para acumular conocimientos nuevos sobre algunos temas variados.

Así que, amigos lectores, si tenéis la oportunidad. Leed esta obra y emitid vuestro propio juicio de valor sobre ella. Creo que es de justicia que lo hagáis sin pensar en lo que yo u otros comentaristas o críticos os podamos decir sobre ella.

Por mi parte, solo puedo felicitar al autor por un libro que me ha parecido más interesante que muchos best-sellers de temática medieval.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aquí puedes dejar lo que te parece cada uno de los comentarios.