lunes, 18 de agosto de 2014

"Memorias dun neno labrego" de Xosé Neira Vilas.

Lectores:

50 años han pasado desde que  esta obra se editó o publicó por primera vez. 50 años y todavía hoy muchas de las cosas que cuenta de la sociedad son vigentes con algunos pequeños cambios, pero sigue igual. 

La edición que de la que voy  hablar de está obra en este comentario es la edición conmemorativa de dicha publicación. 

Personalmente, yo conocí la obra de Neira Vilas a la par que la de otro autor, Alvaro Cunqueiro, cuando tendría yo unos 8 o 9 años, ¡cuanto ha llovido desde entonces! Desde entonces hasta he tenido la posibilidad de conocer al autor.

Centrándonos en esta obra tenemos lo siguiente: Es un libro que no se puede ver muchas veces traducido al castellano, pero si ha sido traducido a este idioma, pero si se puede decir que es uno de los más vendidos en gallego, la razón, la cercanía que durante muchos años han tenido los lectores con el protagonista de la novela, Balbino, y que todavía hoy muchos sienten. Por eso mismo me gusto la primera vez que lo leí, y por eso mismo me sigue gustando ahora con el paso de los años.

A medida que se nos presenta la historia de ese niño, a medida que vamos conociendo sus viviencias nos hace conscientes de una vida que actualmente muchos pueden ver muy alejada de nosotros, pero que no hace muchos años era muy cercana a todos. Si lo tuviese que comparar con otra obra similar que con la que haya tomado contacto con el paso de los años sería "El Camino" de Miguel Delibes, se podría decir que en muchos sentidos las dos obras se asemejan, y las dos obras tienen por protagonista a un niño que vive en un pueblo o aldea, en un ambiente agrario. Un ambiente que se ha perdido hoy en día en gran parte por la forma de explotar todo lo referido a la agricultura que se ha encaminado en muchos sitios en una única ruta, lo que ha hecho que se haya perdido la producción nacional de muchos productos que antes si se cultivaban en España, ahora parece que se prefieren importar. Como decía antes, "Memorias dun neno labrego", es una obra que al lector le resulta cercana, inclusive en cierto sentido a muchos jovenes, sobre todo si han tenido contacto con sus abuelos, si escuchan a sus padres u familiares, y si se detienen a ver como es la vida en otros lugares del mundo.

Neira Vilas nos hace cercana una forma de vida que existió en España no hace tanto tiempo, lo hace desde la visión de un niño que es la forma más pura de enseñar una cosa, pues a los niños lo mismo les dá la política, u otras cuestiones semejantes. Es lo mismo que hace Delibes. ¿Por qué diferenciarlas? El problema no es la historia que se nos cuenta, el problema no es el género literario ni tampoco la capacidad de los lectores de leerla y de sentirse parte de esa historia. El problema no es que la obra sea pocas veces traducida al castellano, el problema es querer convertir una gran obra literaria en un ícono literario político. Eso no debería hacerse con ninguna obra a pesar de las ideas políticas de su autor, pues podría conseguirse un efecto contrario a lo que una obra necesita y caer su número de ventas o su aprecio por parte de los lectores.

He podido tener entre mis manos, esta nueva reedición conmemorativa, y me ha vuelto a atraer como cuando era niño, esta vez no ha sido sólo por la historia narrada sino también por las ilustraciones que tiene consigo y que hacen su lectura más amena, más cercana, más atractiva para los lectores.

Recomiendo su lectura en general a todos los lectores y en especial a los lectores a los que les ha gustado "El Camino" de Delibes, pues aunque el estilo literario no es exactamente el mismo, si es semejante en cuanto a lo que trata la obra y la presentación. Será una lectura que va a hacer disfrutar a los lectores tanto como me hizo disfrutar a mi cuando tenía 8 o 9 años, y más tarde con 13 y varias veces más con el paso del tiempo hasta ahora, cuando hace relativamente poco tiempo que he terminado de volver a leer esta preciosa novela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes dejar lo que te parece cada uno de los comentarios.