sábado, 16 de febrero de 2013

"MAXINA OU A FILLA ESPUREA" de Marcial Valaldares

Lectores:

Es posible que esta obra no la vayáis a encontrar en español, cosa que comprobaré en la biblioteca, pero sí en gallego. Para hablar de ella y dar parecer de un cuento, novela o relato como este hace falta designarla, darle un nombre que recuerde a los jóvenes aquello que los ancianos han mantenido sin avergonzarse. El autor lo hace, usa el idioma como idioma universal, como lengua viva a conocer, a cuidar, a respetar.
En la obra el autor repite algo propio de su tierra, sin rebajarlo ni rebajar. Habla de la estima, de lo que se debe mejorar sin rebajar a otros ni rebajarse uno, sin esgrimir culpas ni culpables, pues a la hora de la verdad todos ponemos nuestro granito de arena en un camino o en otro, el el respeto y la paz o en la desvergüenza y la guerra.

La obra para el autor es la planta que germina en los campos para convertirlos en jardines hermosos.

Nos hace ver la propia historia con otro lente, nos hace pensar en los nuevos potentados, en las nuevas personas que ostentan el poder y los nuevos caciques (ya no son como en el pasado y visten colores diversos, no se pueden unir a un perfil político u otro), nos hace mirar a los que sufren en la actualidad lo que sufrieron lo labradores y otras gentes de la época del autor. Hoy no son los labradores los que sufren bajo el yugo de los poderosos, aunque algunos quieran hacerlo creer. Hoy son los desempleados. Hoy son los estudiantes que no ven con claridad hacia donde va un sistema educativo que los retrae, un sistema educativo que cada vez que llega un nuevo partido político al poder cambia de modelo, que en cada parte de España tiene una forma y contenidos que nos son los mismos en un sitio o en otro, no estudia lo mismo un joven catalán y uno gallego o andaluz, no hay un sistema educativo común a todos los territorios, el autor nos hace pensar en ello.

Por eso recomiendo este libro, para que se renueve la planta olvidada, encerrada y perdida en los estantes de librerías, de bibliotecas. Para que se nos brinde el recuerdo de la inspiración y el entusiasmo que nos trata de transmitir el autor en lo profundo de la obra. Un autor, Marcial Valladares, que usando la tradición, lo popular, lo vernáculo nos muestra el honor del pasado sea este como sea pues da solidez a la cultura y a la sociedad. Eso es algo que en nuestros días se está perdiendo a pasos agigantados.

Así la historia de Maxina anima a los lectores a hacer lo preciso para mejorarse ellos y mejorar aquello que los rodea sin violencia ni ira. Nos traslada que la cultura es el fundamento sólido de nuestra sociedad, pero que si no hay verdadera cultura, si destruimos las raíces de nuestra historia en aras de nuestro deseo de poder destruimos nuestra sociedad y a nosotros mismos. Maxina nos enseña a cuidar esa cultura, a guardarla, a aprenderla y no olvidarla para así guardar y proteger nuestros orígenes.

Creo firmemente que es una obra que debería de ser leída por muchos.

EN GALLEGO:
É posible que esta obra non a atopedes en español, cousa que comprobarei na biblioteca, pero sí en galego. Para falar dela e dar parecer dun conto, novela ou relato coma este fai falla designala, dalle un nome que recorde aos xóves aquelo que os anciáns tejen mantido sen avergoñarse. O autor faino, usa o idioma coma idioma universal, coma lingua viva a coñecer, a coidar, a respetar.

Na obra o autor repite algo propio da sua terra, sen rebaixalo nin rebaixar. Fala da estima, do que se debe mellorar sen rebaixar a outros nin rebaixarse un, sen esgrimir culpas nin culpables, pois á hora da verdade todos poñemos o noso gran de area nun camiño ou noutro, no respeto e a paz ou na desvergoña, a mentira e  a guerra.

A obra para o autor é a pranta que xermina nos campos para convertilos en xardíns fermosos.

Fainos ve-la propia historia con outra lente, fainos pensar nos novos potentados, nas novas persoas que ostentan o poder e os novos caciques (xa non son coma no pasado e visten cores diversos, non se poden unir a un perfil político ou outro), faunos mirar ós que sofren na actualidade o que sufriron os labradores e outras xentes da época do autor. Hoxe non son os labradores os que sofren baixo o xugo dos poderosos, aínda que algúns desexen facelo crer. Hoxe son os desempregados. Hoxe son os estudiantes que non ven con claridade cara onde vai un sistema educativo que os retrae, un sistema educativo que cada vez que chega un novo partido político ó poder cambia de modelo, que en cada parte de España ten unha forma e contidos que non son os mesmos nun sitio ou noutro, non estudia o mesmo un xove catalán e un galego ou andaluz, non hai un sistema educativo común a tódolos territorios, o autor fainos pensar nelo.

Por iso recomendo este libro, para que se renove a pranta olvidada, encerrada e perdida nos estantes de librerías, de bibliotecas. Para que se nos brinde o recordo da inspiración e o entusiasmo que nos trata de transmitir o autor no profundo da obra. Un autor, Marcial Valladares, que usando a tradición, o popular, o vernáculo mostranos o honor do pasado sexa este como sexa pois da solidez á cultura e á sociedade. Iso é algo que nos nosos días estamos a  perder a pasos axigantados.

Así a historia de Maxina anima ós lectores a facer o preciso para mellorarse eles e mellorar aquelo que os rodea sen violencia nin ira. Trasladanos que a cultura é o fundamento sólido da nosa sociedade, pero que se non jai verdadeira cultura, se destruimos as raíces da nosa historia en aras do noso desexo de poder destruimos a nosa sociedade e a nos mesmos. Maxina ensinanos a coidar esa cultura, a guardala, a aprendela e non olvidala para así gardar e protexer os nosos orixes.

Creo firmemente que é unha obra que debería de ser leída por moitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes dejar lo que te parece cada uno de los comentarios.