martes, 30 de octubre de 2012

"La PRISIÓN DE BLACK ROCK" de Fernando Trujillo y César García

Lectores:


Una vez más y de manera original, con auténtica garra, encontramos este buen libro de misterio, con intriga, fantasía, y un ritmo trepidante digno de los mejores guiones.



Sus palabras evocan para los lectores un inicio que se hace un poco pesado, no por la historia sino por el número de personajes que nos va presentando en la narración de una forma que recuerda algunas obras de ficción y terror. A pesar de ello siguen un argumento claro y directo que en ningún momento contradice la trama de la historia. Así, como todo comienzo, parece que no dice nada sin el resto de obras que completarán la saga, o a las que se hace referencia, y que los lectores que entramos en esta obra desconocemos o no tenemos porqué conocer pero la Verdad es que es una obra presentada de una forma muy natural aunque tengo que decir a mi pesar que para muchos lectores le va a faltar a su entender un punto para ser completa. Eso puede ser en cierto sentido verdadero, pues aunque abierta a las continuaciones debería ser un tanto más autoconclusiva cosa que no es al dejar un final totalmente abierto, desconocido e intrigante. Sin embargo, la obra parece arrancar a los lectores que a ella llegan del sepulcro y de la muerte de la vida real para trasladarlos a una ficción extraña pero que en cierto modo se hace muy real. Y eso es algo muy propio del género en el que se encuadra la obra que se nos presenta.

Un problema para algunos de los lectores que se acercan por primera vez a esta obra y sus autores es que hace guiños a otras de sus obras como dije anteriormente, para muchos lectores no es algo coherente y bueno juntar referencias a otras obras con la trama, la historia y la final aceptación de la nueva obra, a pesar de ello no tiene porque ser algo destructivo sino positivo un ejemplo es en la obra de Tolkien "El Hobbit" que nacida para ser una obra independiente se convirtió en el nexo de unión de "El Silmarillion" con "El Señor de los Anillos". Por lo tanto, no es en sí negativo, pero si hace que cierto tipo de lectores pierdan interés en la obra que tienen entre manos. Para mi la obra es algo más que eso, la obra tiene cosas muy buenas e interesantes como que sabe juzgar los valores y la moral del mundo actual, no lo hace desde una perspectiva general sino desde la perspectiva insignificante de la literatura en la que es preciso ajustar lo que vemos en el mundo real con lo que nos narran los autores en esta primera parte de la saga.

Ciertamente, nos muestra que nuestro criterio personal no tiene que ser el mejor, tampoco tiene que ser mejor el criterio moral que nos inculca el mundo, pero se nos da la oportunidad de elegir para alcanzar nuestra salvación personal y la de otros. Nos invita a no dejarnos llevar por unos o por otros si no a pensar, que es algo no se hace en la actualidad por nosotros mismos.

Sin embargo, no debemos de quedarnos en esos aspectos simplemente y debemos de ir más allá. Debemos pensar que que hay más allá de esos sobres negros y hojas de papel con letras rojas que sólo ven aquellas personas a las que van dirigidas las cartas. Ese es un elemento que da miedo, hace que no veamos del mismo modo la recepción de un sobre negro en nuestro correo. Ese elemento final quiere provocar que el lector se involucre al final de la obra con entusiasmo para buscar la continuación en la siguiente, pero que llega tarde si uno piensa en esta obra en concreto y no en el conjunto de la saga.

¿Es una buena lectura esta obra?. Diría que sí. Los gestos literarios que nos muestran los autores a través de la historia tienen elementos representativos de lo mejor del terror y del misterio, empezando por la propia prisión de Black Rock y su alcaide.

Hay por tanto que analizar que representa la prisión y el alcaide; que representan los presos; y que representa la misteriosa y profunda amenaza que pende sobre sus cabezas. Y eso, cada lector puede analizarlo de una forma distinta según sus conocimientos y entendimiento.

Para mi como lector la prisión representa la asfixia de la vida actual que nos rodea, las limitaciones que nos oprimen y nos atrapan en nuestro día a día. Sus piedras negras nos hablan de los principios morales que han enraizado en nuestro mundo actual y que quizá no sean los mejores. Son normas morales subjetivas y no objetivas que traen más problemas que beneficios. Así el alcaide representa a los gobernantes y otro elementos sociales similares de nuestro mundo actual que desean el control de nuestra vida, que desean que nos pleguemos a sus deseos de poder, son aquellos que gobiernen o no desean el poder sobre todas las cosas. Pero también nos dice que cuando el gobernante es justo su misión es una misión dolorosa, expuesta a la injuria y a la violencia de todos los que no la comprenden o los que desean arrebatarle el poder que en ese momento posee, es lo que pasa en el momento final de "El Señor de los Anillos" con Frodo, Gollum y el Anillo Único. Está claro que el alcaide se somete a esa misión como somete a los presos que llegan a su prisión, sin resistencias, seguro de que la victoria se revelará para unos o para otros.

He visto momentos de la obra que me han traído a la mente una mezcla de Lovecraft y Stephen King. Así que si no teméis podéis tratar de leer esta obra, y ver que os parece más allá de mis propias palabras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes dejar lo que te parece cada uno de los comentarios.