miércoles, 4 de mayo de 2011

"Minorías de Uno" de Alberto Trinidad


El primer libro en el que pensé al leerlo salvando el argumento y la distancia fue en el "Ulises" de James Joyce. No sé exactamente que me llevó a encontrarle similitudes, pero fue como una especie de relámpago que me ilumino en ese inicio de lectura de la obra.

A la vez consigue envolver al lector en la fantasía, en el mito, en lo increíble y místico. Así, se nos presentan los protagonistas de esta novela como espíritus llenos de esa magia, de ese saber, que sólo tienen los niños o aquellos que han liberado su espíritu de prejuicios.

En cierto sentido nos habla del renacer, del existir y del crecer. Si uno lee la obra detenidamente vemos que no falta a lo que ofrece desde un inicio, eso es algo generoso que honra a su autor.

Es una obra con un alma propia que se nos ofrece con sus virtudes y sus faltas para deleite y aprendizaje del lector. ¿ Por qué aprendizaje? La obra restituye ese punto de fantasía que todos llevamos en nuestro interior, nos recuerda la "mirada mágica" que de niños teníamos para observar el mundo real.

Se podría decir que proclama la esperanza robada a la fantasía, da testimonio de ello.

Está claro que su autor, Alberto Trinidad, nos obsequia con ese toque mágico y literario que da respuesta al eterno agravio que parece perseguir a lo fantástico. Puedo decir que me ha maravillado y me ha hecho sentir como un niño otra vez.

Podéis también escuchar el programa del Podcast Annavalaina: http://www.ivoox.com/podcast-annavalaina-t2x30-minorias-de-uno-audios-mp3_rf_4449504_1.html.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes dejar lo que te parece cada uno de los comentarios.