martes, 10 de mayo de 2011

"Hijos de Heracles. El nacimiento de Esparta" de Teo Palacios


Amigos Lectores, de aquí y de allá:

La fortuna hace caer en nuestras manos verdaderas joyas de la literatura, obras sobre temas que han llegado a nosotros desdee la época de Homero, Hesíodo o mucho después de Virgilio. Quizá se pueda discutir su realismo, ya se ha dsicutido sobre el de las obras de Homero y Hesíodo. Pero, en todo caso, esta obra refleja el ambiente social y cultural de los espartanos de tal forma que sólo le falta estar escrita en verso para ñadirse a ese grupo de obras helénicas o de temática griega que se podrían inciar en su lectura con "La Ilíada" y terminar con esta obra.

En lo que se refiere a esta novela, se percibe que tiene una profunda fuente de inspiración nacida de lecturas literarias griegas y latinas. Así consigue abrirnos la puerta a los lectores hacia la forma de vivir e incluso de pensar de los antiguos griegos, en este caso, los espartanos.

La obra en ciertos momentos recuerda el "Beowulf" de Caitlin Kierman o incluso "El Druida" de Morgan Lllewllyn. Sin embargo, el aire épico griego es tan profundo que uno se siente como si leyese a Homero.

Si comparamos con el cine esta obra es incluso mejor que la película "300" y decir que la película me gusto.

Está claro que es una expectacular obra que merece una extensión como la de "El Señor de los Anillos" o "El Quijote" pues le daría no sólo la solidez de las antiguas obras griegas sino también la capacidad de emocionar profundamente al lector al leerla.

Es una obra única, fascinante, dura y austera como los propios espartanos. Es capaz de harcenos ver con nuestra imaginación cada escena narrada, y nos ofrece la oportunidad de interesarnos por una cultura.

Recomiendo, con mayúsculas, leerla pues no creo que decepcione ni a lectores comunes ni a historiadores.

También podéis escuchar el programa del Podcast Annavalaina en: http://www.ivoox.com/3951149.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes dejar lo que te parece cada uno de los comentarios.