miércoles, 16 de marzo de 2011

"La Mano izquierda de Dios" de Paul Hoffman


La historia comienza en un lugar concreto, un lugar, en cierto sentido, religioso, el Santuario de los Redentores. Toda la acción, la fantasía y el misterio hay son localizados. Es un lugar cruel, brutal, se podría llamar inquisitorial aunque en el no hay realmente una inquisición pero si una forma terrible de convertir a aquellos que llegan allí a la verdadera fe.

En ese lugar entre otros chicos llegados allí de niños encontramos al protagonista de la novela, un joven de unos 14 o 15 años, cuyo verdadero nombre permanece en el olvido. Él es tan salvaje y cruel como el ambiente que lo rodea. sin embargo, mantiene el encanto del misterio, de los que está fuera de lugar.

La verdadera aventura comenzará con un secreto descubierto, algo tan terrible como hermosos. Descubrirlo lo impulsara a una huida llena de trampas, pues los redentarios, los monjes guardianes, no desean dejarlo ir pues el protagonista es guardián de un secreto peligroso, que causa pánico o temor.

Está claro que es una buena novela fantástica, llena de misterio que es capaz de atrapar al cualquier lector, es capaz de retenerlo y hacerlo desear algo más.

Es una obra única capaz de integrar aspectos que muchas veces parecen enfrentados. Por ello, vale la pena leerla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes dejar lo que te parece cada uno de los comentarios.