jueves, 23 de diciembre de 2010

"El Enviado del Rey" de Obdulio López


Primero he de pedir disculpas pues por un error transcribí aquí el comentario de forma parcialmente errónea, al menos en cierto sentido. La razón es sencilla en el momento en que estaba pasando este comentario estaba escribiendo también otros dos comentarios y, por lo visto, este comentario se había visto contaminado, por lo que he tenido que volver a coger el borrador y el libro para reescribirlo de nuevo.

Gracias por lo tanto a la persona que me dio aviso del error  pues me ha permitido corregir el texto para eliminar los errores del mismo.

COMENTARIO CORREGIDO:

A las pocas páginas de comenzar esta novela se descubre a aquellos que gustan de leer cosas sobre el medievo pero también los amantes del misterio en esta obra encontraran lo que buscan. El autor nos traslada una obra que hace que nunca olvidemos la primera impresión que nos causa. Es la magia del misterio.

Sin embargo, un extraña sensación hizo que en cierto modo no me convencieran algunas cosas de la misma, me pareció que era adaptar algo que ya los lectores podían haber leído en otros libros a una época distinta de la nuestra.

A pesar de esa sensación inicial la obra en su conjunto nos traslada una incógnita, un misterio, a través de una narrativa consecuente, simple y bien dirigida al lector, con una historia bien ambientada y encuadrada en el S. XIII, y con personajes bien definidos capaces de trasladarnos a ese tiempo ahora lejano para muchos,  y bastante desconocido para otros, como pocos autores logran.

Todo comienza en torno al año 1284 con una carta del Rey Alfonso X y una serie de deducciones del estilo de Sherlock Holmes por parte del personaje de Don Alonso, el enviado del rey, con respecto a su escudero, y un relato de su pasado. Luego se nos traslada ha hechos presentes, se nos habla de que el protagonista ha estado investigando un hecho en Santiago pero una vez finalizada la investigación  se nos dice a dónde se dirige ahora: primero a Burgos y después a Cartagena donde se nos traslada que debe investigar una serie de muertes misteriosas relacionadas con el traslado de la Sede Epíscopal. Es ahí donde se centra la trama de la historia.

La obra al comienzo nos habla del viaje de Santiago a Burgos, para luego ir al lugar donde se centra la trama: Cartagena, Murcia. A partir de ahí la historia podría decirse que es una simple historia de misterio donde las descripciones del autor no desmejoran en nada las localizaciones sino más bien todo lo contrario permiten avanzar como las antiguas piedras de un acueducto narrativo que sirve de puente para que el agua de la historia pase de la primera página a la última. En ese sentido la obra me transmitió muy buenas vibraciones para los lectores.

Como en toda obra de misterio, la intriga y el peligro se ciernen alrededor de los personajes centrales. Es gracias a ese elemento de la narración el que permite que todo tenga una mayor definición en relación con el argumento, y, de esta forma, la trama elaborada por el autor adquiera una mayor claridad para el lector manteniendo la tensión en todo momento.

Creo que tiene muchos puntos fuertes pero también algunos que no lo son tanto pero que para  cualquier lector de novela histórica no desmejora y hace que se sienta interesado en esta obra. Si es por mi parte, no dudaría en recomendarlo como lectura pues en cierto modo me ha recordado a "El Nombre de la Rosa" de Umberto Eco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes dejar lo que te parece cada uno de los comentarios.