miércoles, 20 de octubre de 2010

"La Última Raya" de Javier Jorge.


Lectores:

Si soy sincero esta obra no me había terminado de convencer, al menos no me había convencido lo que de ella había podido leer. Tras leerla completa he llegado a la conclusión de que podría ser una gran obra, pero el lenguaje usado hecha para atrás a muchos lectores y a otros los hace sentir que parece más un serial de televisión, pero uno cuyos personajes no te dejan indiferente, o te gustan o no te gustan nada. Al leerla he podido ver que a pesar de todo, lo bueno y lo malo que hay en ella, tiene un toque especial. Un toque que se hace especial cuando has avanzado y profundizado en su lectura.

El argumento es bueno, engancha al lector, al menos a un tipo de lector común o tipo, en nuestra sociedad, pero eso hace de esta una novela atractiva especialmente para realizar un guión para cine o para una serie de televisión. Creo que deberían hacerlo ya. Sí, el uso del lenguaje, el juego con las palabras y el morbo son elementos fundamentales de juego para el autor, en esta obra, pero a la vez que puede hacerle perder a gran parte de esos lectores que gustan de lecturas serenas, de los documentales de televisión, y de las películas con contenido, logra convencer a muchos nuevos lectores a gentes que quizá no cogerían un libro y mucho menos una novela si fuese diferente a esta. Es precisamente por todo ello que puede ser atractiva a nivel de cine y televisión por el ritmo que lleva la historia y sobre todo por que creo que ayudaría mucho a que la gente se atreviese a leerla y conocerla más en profundidad.

Yo tengo que decir que a mi pobre entender es legible, se deja leer con cierta facilidad. Ciertamente es una obra que puede y gusta de ser leída, y si uno busca lo que el autor muestra detrás del lenguaje, se encuentra con un contenido que es espejo de los valores que priman en la sociedad actual. Lo hace tanto para bien como para mal. Nos muestra la capacidad de autodestrucción de uno mismo mediante el consumo de drogas y otras actividades, también la destrucción de un tipo de valores que otros tienen y anhelan apartar como algo arcaico. Habla, en definitiva, en muchos aspectos de la destrucción de los pilares morales, legales y vitales del conjunto de la sociedad. Después de las re-lecturas he llegado a concluir que quizá de alguna forma esta obra trata de abrirnos los ojos frente a esos problemas, y que el autor usa para ello este método muy actual y cercano, sobre todo a muchos jóvenes y no tan jóvenes.

No sólo tiene temas destructivos, también hay espacio a los anhelos de amor, de pasión, de compañía, de creer en algo… Un anhelo, el del amor, que se aleja de la lujuria y la tentación pero que el autor presenta precisamente desde el punto contrario desde ese sentimiento tentador de lujuria y deseo.

Es cierto, no puedo recomendar su lectura a todos los públicos de forma general porque muchos lectores entonces se quedarán en el contenido externo en lo superfluo de la obra y no en su transfondo, o en su mensaje, que quizá sea tan importante como la historia en sí misma; pero también por que no es una obra apta para menores de edad.

Creo que es un texto que se compararía a si en "Caperucita Roja" insertasemos elementos superficiales o de la vida más común y mundana que pusiesen un velo sobre el contenido real del cuento. En esta obra pasa eso, no es algo malo, pero si es cierto que no todos los lectores tienen la fuerza de bucear entre lo superfluo y lo mundano para ver como se muestra a la luz de sus ojos el mensaje final, pero para eso no se puede hacer una única lectura si no que hay que releer la obra.

Es por eso que sólo recomiendo su lectura a aquellos valientes que deseen bucear más allá del sexo, las drogas, o los elementos puramente sensacionalistas, pues ese mensaje que nos transmite nos muestra hacia dónde se dirige la cultura de muchos de nuestros jóvenes, nos muestra los errores familiares, sociales (amigos, etc.), pero tambiñen los errores de valores educativos que se nos transmites desde diferentes medios dando a los jóvenes ideas ya desarrolladas evitando que estos busquen la forma de desarrollar dichas ideas.

En fin, recomiendo su lectura a lectores valientes, que sepan leer más allá de las palabras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aquí puedes dejar lo que te parece cada uno de los comentarios.