miércoles, 20 de octubre de 2010

"El Señor del Tiempo" de Louise Cooper



En cierto pasaje de "El Retorno de los Brujos" de Louis Pauwels y J. Berguier encontramos un pasaje que dice: "Incluso la época del agobio es digna de respeto, pues es la obra, no del hombre, sino de la Humanidad y, por tanto, de la naturaleza creadora, que puede ser dura, pero jamás absurda". Ya en la época de los griegos existió una concepción filosófico-religiosa sobre el Orden y el Caos como dos elementos necesarios para la evolución de la creación, y ya panteaban aquellos filosofos el concepto necesario de equilibrio. Esta obra nos vuelve a traer esos conceptos desde el marco de la literatura de fantasía. no sólo eso, va más allá, y nos trae aquello que decía Eurípides en alguno de su escritos órficos:
" Salve, tú que has sufrido el sufrimiento...
de hombre te has convertido en dios"

Y otra que dice: "Dichoso y bendito Tú, serás dios en vez de mortal."

Louise Cooper transmite a través de la hisToria de Tarod el secreto del manatial del alma que debe mantenerse en el recuerdo más allá del olvido. Lo hace mostrando esa conversión casí órfica de hombre a dios que en algún momento nos recuerda a ciertos elementos cristianos relacionados con el dolor, la comprensión del dolor, que sufre el ser humano.

Nos recuerda el peligro de estancarse en unos valores y conceptos cerrados intentando destruir otros anteriores calificándolos de malvados. Nos recuerda la idea del yin y el yang, todo lo bueno tiene algo malo y todo lo malo tiene algo bueno. Y, eso se vé al final de la obra con claridad cuado Keridil se enfrenta a sus propias creencias y valores al atrae al dios supremodel Orden para acabar con el Caos.

Nos enfrenta a una discusión polémica muy interesante sobre la bondad o maldad del Orden y del Caos, de lo que suponemos bueno y lo malo, demostrándonos que son dos partes necesarias en le mundo para mantener el equilibrio de la creación. En esta obra se nos hace meditar y hacer memoria sobre lo divino, sobre las fuerzas del bien y las del Mal, nos hace ver que no existe nada creado por el Bein o por el Mal sino por un Equilibrio Inmortal entre el Orden y el Caos, una idea que desde el cristianismo padres como Orígenes aceptaron, pues en esta obra el Equilibrio es el Principo Inmortal que inspira la actuación física del Orden u del Caos.

En definitiva, es una obra más mística que fantástica que vale la pena leer, y meditar sobre ella.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes dejar lo que te parece cada uno de los comentarios.