martes, 9 de marzo de 2010

"Subir o telón" de Esther F. Carrodeguas

A los que os adentráis en este blog:

Podría definirse la obra como una obra estoica, espartana y epicúrea como es la vida actual. Si bien en sus inicios es epicúrea luego se torna más espartana y menos fantástica dentro de la escenificación realista que nos presenta. La combinación que nos presenta nos da a ver un estoico cinismo ante el materialismo que se conserva hasta el fin de la obra.

Sin embargo, aun así existen cambios de ritmo narrativo que llaman la atención del lector más allá de lo que está contando. Según avanza se va mostrando menos el vigor de los escépticos con respecto al refugio que es el estoicismo frente a lo que le va sucediendo a la protagonista.

Se pueden detectar algunas influencias del realismo literario clásico, sobre todo si observamos justamente la parte emotiva de la obra. Sólo puedo decir que la fuerza de su realismo la hace emocionalmente deprimente y, a la vez, en cierto sentido, llena de un extraño vitalismo. Es quizá ese vitalismo realista el que atrae al lector pero a la vez el cinismo con el que trata toda la realidad hace que no sea una obra para evadirse, por eso cuando dice "Serea en terra busca océano" ("Sirena en tierra busca océano") nos traslada la falta de libertad en la que vivimos. El mar, el océano, representa la Libertad; mientras que una sirena que está en tierra se siente atrapada lejos de la Libertad. Nos muestra que tenemos un mundo lleno de comodidades para le cuerpo, pero esos placeres no son más que cadenas que atan nuestra alma al fuego de las pasiones y no contribuyen al desarrollo de las virtudes.

Al leer la obra el sentido común me lleva a dudar sobre cuales son los valores en los que queremos hacer crecer en espíritu y confianza a los jóvenes; pues nos da a ver que los verdaderos valores molestan y son opuestos a los logros sociales. Es una obra que nos hace preguntar como Zenón: "¿Qué se entiende por real?".

Es evidente que esta obra no nos lo dice, pero si nos ayuda a meditar sobre que somos, dónde estamos y hacia que lugar nos dirigimos.

GALLEGO:

O traballo pode ser definido como un traballo de apariencía estoica, espartano e epicurista como é a vida hoxe. Aínda que no comezo é epicurista, a continuación, faise máis espartano e menos fantástico no xogo de papeis que presenta realista. A combinación dános a ver un cinismo estóico sobre o materialismo, que permanece ata o final da obra.

Con todo, aínda hai cambios de ritmo narrativo que chaman a atención do lector máis aló do que se di. Segundo avanza vai mostrando menos vigor do corte dos escépticos sobre o abrigo que é o estoicismo na cara o que está pasando co protagonista.

Pódense detectar algunhas influencias do realismo literario clásico, especialmente se miramos só a emoción do traballo. Só podo dicir que a forza do seu realismo fai deprimente e emocionalmente, mentres que, en certo sentido, chea dunha vitalidade estraña. Poida que sexa a vitalidade realista que atrae o lector, senón tamén o cinismo que toda a realidade non está facendo un xogo para fuxir, entón cando di "Serea océano buscando terra" ("Sirena en terra na procura de océano") lévanos á falta de liberdade no que vivimos. O mar, o océano representa a liberdade, mentres unha serea no chan sente aprisionado lonxe de Liberdade. Iso demostra que temos un mundo de confort para o seu corpo, pero eses praceres son só cadeas que prenden as nosas almas o lume da paixón e non contribuír ao desenvolvemento das virtudes.

Lendo o libro de sentido común me leva a dubidar do que son os valores que queren crecer en espírito e confianza para os mozos, porque nos dá ver que os verdadeiros valores están chateados e oposición aos beneficios sociais. É un traballo que levanta a cuestión de Zeno: "¿qué queremos dicir con real?".


2 comentarios:

  1. Interesante verse reflexada nunha crítica literaria, para min que é a primeira vez, e sobre todo agora que o texto o fica un pouco no caixón da lembranzas esquecidas. O teu texto... acercoume ao meu, de novo. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Esther, gracias a tí. Por ofrecernos a los lectores un relato que hace meditar y, a la vez, tiene una calidad que agrada al lector.

    ResponderEliminar

Aquí puedes dejar lo que te parece cada uno de los comentarios.