sábado, 16 de enero de 2010

"Hijos del Dragón (I-II-III)" de Lucía Glez. Lavado


Lectores:

Primero un AVISO: Ya añadiré la inclusión del comentario a los dos últimos libros de la pentalogía.

Existen obras que transforman la mitología legendaria de un pueblo n una obra comparable a una epopeya. Este es el caso de esta pentalogía, al menos en los tres primeros libros, de libros. No fue el azar o la busqueda de algo que leer lo que me llevó a leer los tres primeros libros sino en encuentro. Me encontré hablando de esta obra con uno de los integrantes del Club Inklings Español (Club de Lectura que Coordino) que reside en Avilés. Leí el priemr capítulo y después de meditarlo mucho luche por conseguir al menos los tres primeros libros.

Y, fue la propia autora, cercana siempre a los lectores quien me remitió mis tres ejemplares, debidamente firmados y dedicados.

Al leer la obra se nos presenta una lucha terrible no ya en un único mundo sino en todo un sisitema solar similar al nuestro. Vemos la lucha entre la oscuridad de Juraknar y la luz que nos traen los hijos del Dragón. No sabría decir como termina la saga pero al reller los tres libros que poseo he descubierto que Juraknar no es tan malvado y que quizá al final en alguno de los libros quq yo no tengo lo demuestre.

Además, en cierto sentido se ve un poco en la obra de aquellas series míticas de los ochenta en las que los personajes cruzaban dimensiones y hacían viajes a otros planetas o en el tiempo.

Como en el caso de C.S. Lewis, Michael Ende o Laura Gallego, incluso si pensamos en otro estilo de fantasía como el de J.K.Rowling, Lucía Glez Lavado nos presenta una forma distinta que usa el camino de la realidad para llevarnos a un lugar paralelo al nuestro. El estilo en ciertos momentos puede recordar a Lawhead o incluso a Margaret Weiss. Si nembargo, la profundidad de la obra me recuerda más a "La Rueda del Tiempo" o "Añoranzas y Pesares", aunque la forma narrativa es distinta en todo momento a estas. La presencia en "espíritu2 de los diferentes tipos de dragón, del énix y de algunos otros seres y pueblos hace pensar en la comunión cultural que converge en la actualidad en España a nivel tanto literario como sobre todo de cómic. De hehco, se puede considerar a nuestro país el "Fénix" del cómic europeo pues de la constant lucha pasa entre el cómic europeo, américano y manga surge un nuevo estilo. Así pasa con la obra de Lucía Glez Lavado, es el fénix que resurge de las cenizas de otros estilos literarios, de diversos mitos y muchas leyendas orientales. Es por tanto, algo digno de leer u alabar por su forma de aunar la narración y el estilo con la trama y el argumento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes dejar lo que te parece cada uno de los comentarios.